La respiración sexual

¿Que es la respiración sexual? ¿Cuales pueden ser sus beneficios y como realizarla?

En este primer post acercaré los lectores a este tema.

 

La imprescindible función respiratoria

La respiración es uno de los actos más fundamentales para vivir. Respiramos alrededor de 20 veces por minuto. Son 1200 por hora, 30 000 por día, 200 000 por semana, y más de 800 000 mil al mes.

Esas extrapolaciones apoyan el hecho que la practicamos mucho más de lo que podemos pensar. Y de hecho, el acto de respirar se realiza de una forma inconsciente, auto-controlada por el sistema nervioso neuro-vegetativo, que supervisa también otras actividades involuntarias, como la digestión o la circulación sanguínea.

Cuando respiramos, no lo hacemos de forma consciente pensando primero “tengo que respirar” y luego hacerlo. Es el propio cuerpo, con sus funciones predefinidas, el que se encarga de hacernos respirar.

 

El control de la respiración

En la mayoría de los casos, seria totalmente improductivo tener que pensar en la manera con la cual efectuamos la respiración. Sin embargo, existe algunos casos donde ser consciente del “como respiro” puede traer beneficios.

En la practica del yoga, de la danza, del canto, del teatro, de la música, del deporte,…se busca conscientemente una cierta regulación de la reacción fisiológica para alcanzar unos objetivos deseados.

En el yoga, la respiración sirve para poder realizar las posturas; en la danza para acompañar los movimientos; en el canto para la modulación de la voz; en el teatro para la interpretación de personajes; es indispensable a la practica de instrumentos de viento (saxófono, trompeta, clarinete,…); en el deporte para realizar los esfuerzos (correr, coger pesas, lanzar una pelota,…).

 

Respiración y sexualidad

Si es muy útil saber respirar para practicar correctamente las actividades, deportivas, artísticas, escénicas,… lo es también para la realización de las actividades sexuales.

En el Tantra y en el taoísmo se necesita un conocimiento y un uso especifico de la respiración para realizar los preliminares eróticos y energéticos así como el acto sagrado de la Maithuna (el ritual de la unión sexual tántrica).

Es conveniente mencionar que en el mismo Kamasutra se cita 64 artes sostenidos directamente con la respiración como cantar, hacer gimnasia, recitar poesía o jugar con la entonación vocal.

En sexología, los terapeutas sexuales utilizan unos ejercicios respiratorios como parte del tratamiento para la eyaculación precoz en los hombres, o la anorgasmia en las mujeres.

 

Respiración diafragmática VS torácica

Para entender como efectuar la respiración sexual, es útil presentar la diferencia que hay entre respiración diafragmática y torácica.

La respiración “diafragmática” es la que tenemos naturalmente. Es presente en todos nosotros cuando nacemos. Se dice comúnmente que el bebe respira por la “barriga”. Consiste simplemente en inflar el diafragmo cuando se toma aire (inspiración) y desinflarlo cuando lo soltamos (espiración).

 

Sin embargo, con los años tenemos la tendencia a perder esta forma de respirar y la cambiamos por una respiración “torácica” : es la parte del pecho, o más precisamente son los músculos intercostales que suben cuando inspiramos y que bajan cuando expiramos (a veces, además, algunas personas invierten este proceso).

La respiración torácica no es mala en sí. En ciertas ocasiones es más bien útil. Así, aparece naturalmente en momentos de estrés intenso y provoca respuestas emocionales especificas, como las  de “enfrentarse” (fight) o de “huir” (flight) de una situación vista como potencialmente peligrosa. En estos momentos hay liberaciones de una grande cantidad de hormonas (por ejemplo, adrenalina, dopamina) que permiten al cuerpo funcionar en su pleno rendimiento. Ese tipo de respiración está esencialmente asociada a la sobrevivencia (de si mismo o de la especie). Es decir está diseñada para provocar una respuesta rápida, optando por una solución u otra.

El problema de esta respiración reside más en su uso continuo. Puede, a largo plazo, desencadenar en una hiperactivación fisiológica y así crear un estado de estrés innecesario, pero bien presente. O bien provocar dolores de pecho por la sobrecarga muscular creada en esta área. Lo hemos entendido : practicarla constantemente generaría más problemas que soluciones.

 

En el área sexual, la respiración torácica favorece la aparición de tensiones musculares en las partes del abdomen, de los glúteos y de la entrepierna así como una hiperventilación. Este estilo respiratorio puede desencadenar una  eyaculación rápida o impedir una buena erección, porque la sangre no circula bien en el área genital. En las mujeres puede provocar dolores durante la penetración, o dificultades para alcanzar el orgasmo, debido a que se crea una rigidez en el cuerpo y en la zona vaginal en particular.

 

La practica de la respiración sexual

Para comprender la respiración sexual, una primera etapa consiste en tomar consciencia de la respiración y su influencia en nuestro cuerpo y nuestra mente. 

Os invito a probar tres ejercicios cortos para detectar vuestro estilo respiratorio actual y acercarse a la respiración abdominal.

- Primer ejercicio : Sentado/a con la espalda recta pongo una mano a la altura del pecho y otra en la zona del abdominal, del vientre. Empiezo a respirar varias veces, sin forzar nada e intentar sentir que parte se mueve cuando inspiramos : ¿la zona del tórax o del abdomen?

- Segundo ejercicio : Coloco mi mano derecha sobre la parte inferior del abdomen y la izquierda a la altura del tórax. Inspiro lentamente, expandiendo mi abdomen. Mi mano izquierda no se mueve. Hago una breve pausa, noto como mi vientre se infla (como si se tratara de una pelota) y los músculos del bajo diafragma ejercen ahora una presión hacia el exterior. Luego exhalo el aire, lentamente, contrayendo suavemente mi abdomen, obligando a los pulmones a expeler todo el aire contenido. Y también marco una breve pausa y siento como mis pulmones esta vacíos. Respiro así entre 5 y 10 veces.

- Tercer ejercicio : Mientras inspiro por la nariz, imagino que el aire entra en el interior de mi cuerpo por la coronilla, lo recorre de arriba abajo y cuando espiro imagino que sale por mi sexo (pene o vagina). Siento como al exhalar la zona anal y del perineo se relaja y se abre naturalmente. Repito 5 veces.  Este ultimo ejercicio ayuda a calmar la respiración y a focalizar la atención en las sensaciones percibidas en la zona genital. 

 

Cuando estamos muy excitado/as o que nos acercamos al orgasmo, tendemos a respirar muy rápidamente y superficialmente, es decir de forma torácica. Esto nos puede alejar de las sensaciones genitales. 

La idea principal es aprender a reconocer y cambiar esta tendencia, efectuando una respiración diafragmática/abdominal. 

En las mujeres, ayuda a potenciar las percepciones sexuales en el interior de la vagina.

En los hombres, ayuda a una mejor gestión de la tensión sexual como por ejemplo tener la capacidad de relajarse cuando uno se acerca al punto de "no retorno" (al lugar de intentar retener la eyaculación). 

 

Fluidez y movimiento

Una de las ventajas de la respiración abdominal es que aporta fluidez al cuerpo. Puede acompañar los movimientos de la pelvis para gestionar algunos componentes de la penetración.

Cuando el hombre penetra, puede exhalar moviendo la pelvis hacia adelante al penetrar e inhalar moviendola para atrás cuando retrocede. Este simple ejercicio efectuado de forma consciente permite añadir más fuerza y ritmo y variar así los patrones de penetración.

La mujer puede inspirar y mover la pelvis hacia adelante cuando esta penetrada y espirar cuando el hombre saca el pene. Inspirar ayuda a estar en contacto con las sensaciones genitales y aumentar el placer durante la penetración.

Otro punto positivo de respirar de forma consciente : mientras nuestra atención esta focalizada en la respiración, paramos el flujo de pensamientos y emociones que pueden acompañar la relación sexual, centrándonos principalmente en las sensaciones físicas del contacto : calor, humedad, presión...

Lo más importante no es comprobar si lo hago bien o no, sino estar conectado con las sensaciones que percibo en este momento.

 

En resumen

La respiración "sexual" es un tipo de respiración consciente aplicado a las actividades sexuales (preliminares, coito). Consiste en respirar principalmente con la parte abdominal. Sirve para percibir y dirigir mejor nuestro nivel de excitación sexual, y afinar las sensaciones corporales que participan al placer.