Sexo y calor : 5 consejos utiles

Con el verano llega el calor. En esta época pueden venir cuestiones sobre como practicar sexo cuando las temperaturas son altas, que el ambiente es muy caluroso o con poca ventilación. 

Aquí os dejo 5 consejos para pasar el verano gozando del sexo. 

 

1. Hidratarse

Es importante beber más liquido en verano, dado que el cuerpo va perdiendo agua y sales minerales. Componentes esenciales de su buen funcionamiento.

Y cuando se practica sexo en un ambiente caluroso, el cuerpo suda más. De ahí la importancia de una buena hidratación para seguir en forma.

El agua es la bebida más recomendable durante los largos días y noches de calor.

Se pueden substituir los “sodas” que contienen muchos azucares por una mezcla de agua con zumo fresco de limón o de naranja, y por infusiones.

Y si usted es tomador de café, es preferible cambiar la fuente de cafeína y optar por el guaraná. La razón principal es que a pesar de contener más concentración de cafeína, la acción del guaraná en el sistema nervioso no es tan excitante como el café. Os dará energía, a lo largo del día y de la noche, ¡sin el riesgo de provocar palpitaciones o taquicardia en el acto!. Aconsejo hervir durante 5 minutos 1 cuchara de su polvo o 3 bayas diluidas en 50cl de agua ; dejar enfriar y tomarse la preparación a lo largo del día.

 

2. Bebidas alcohólicas : consumo moderado

El alcohol tiene propriedades diuréticas. Cuando tomemos bebidas alcohólicas (cervezas, vinos, cocktails variados) nuestros riñones eliminan más agua. Lo que puede provocar mas riesgos de deshidratación.

Además, si al principio el alcohol desinhibe y acerca los cuerpos y almas, su ingestión e fuertes dosis puede afectar la respuesta sexual masculina (eyaculación precoz o retardada ; dificultades eréctiles) y femenina (malestares, mareos, perdida de consciencia).

La cuestión es como moderar su consumo. Beber para compartir un momento, una comida o brindar por la alegría de estar juntos esta bien. Los problemas empiezan cuando se bebe para desinhibirse totalmente y se intenta buscar placer con momentos de perdida de control.

 

3. Preferir la lentitud a la prontitud

Con el calor, mientras más nos movemos, más sudamos y nos cansamos Si el aire esta caliente y húmedo, peor. La practica del sexo en un ambiente caluroso no tiene porque parecerse a una hazaña. Puede simplemente verse como una ocasión para optar por un tipo de sexo diferente : hay que ir más lento, saber ralentizar la velocidad de los gestos íntimos y de las relaciones coitales.

En los momentos de alta excitación y de calor, es preferible que los movimientos del cuerpo (caricias, toques) sean más bien lentos. No perderemos “potencia”, al contrario conservaremos nuestro potencial energético para más tiempo; en lugar de agotarse por movimientos rápidos y repetitivos. Además, la lentitud permite establecer más conexión entre las pieles, y así practicar el sexo como si fuera una caricia lenta ; y no unas intromisiones rápidas y repetitivas (frotamientos).

Para moverse más lentamente, se puede respirar por la parte abdominal (no por la torácica) y acompañar los movimientos con las inspiraciones y espiraciones.

En este estado uno puede “sentir” los componentes de la piel, como por ejemplo su calor o su textura; o bien su olor. Y apreciarlos plenamente.

Es más sensualidad que sexualidad.

 

4. Alimentación ligera

No es recomendable llenarse mucho el estomago antes de practicar actividades sexuales… y más cuando hace calor.

Mi consejo es huir de los hidratos de carbono tipo pasta, arroz y sémola blanca porque tardan horas en digerirse y provocan sensación de pesadez (o peor, de malestar gastrointestinal) durante los balanceos corporales.  

Aconsejo consumir proteínas vegetales/animales, legumbres, frutas, frutos secos y lácteos.

No es aconsejable ingerir alimentos muy salados o azucarados (o condimentar con mucha sal o mucho azúcar).

Subrayo la importancia de masticar bastante veces cada bocado, porque eso facilitara la actividad digestiva, reduciendo así las posibilidades de sentir pesadez o incomodidad durante las actividades sexuales.

 

5. Salir de la habitación

Cuando los días y las noches están tan calientes que no se puede respirar una vez en la cama, es el momento de salir a probar otros lugares, ofreciendo más aire y frescura.

¿Porque no hacerlo en el balcón, la terraza, o en el jardín? (en caso que tengamos uno). U optar por un ambiente natural más fresquito como por ejemplo dentro de un bosque, cerca de un rio o del mar.

Salir de casa ayuda a romper la monotonía y experimentar cosas nuevas juntos. 



¡Feliz verano!