SER EL MAESTRO DE SU ERECCIÓN

 

¿Que es la disfunción eréctil?

 

Una disfunción eréctil se define como una imposibilidad para el hombre de tener una erección suficiente que le permita una relación sexual satisfactoria.

 

En la mayoría de los casos, las disfunciones son causadas principalmente por factores psicológicos y modelos culturales. La vieja confusión entre la masculinidad y la erección puede fácilmente cuestionar nuestra identidad, nuestro valor y nuestro desempeño como hombre.

 

También se conocen otras razones para crear una interrupción de la habilidad eréctil. Los ejemplos incluyen: el consumo regular o excesivo de tabaco, alcohol o drogas, tomar ciertos medicamentos, falta de sueño, dificultades relacionales, la falta de estimulación de (o por) la pareja, el proceso de envejecimiento, episodios de estrés o ansiedad... ¡Hay tantas cosas que influyen! Incluso las preocupaciones más pequeñas de la vida cotidiana pueden hacer que el dispositivo masculino no funcione como debería.

 

Sin embargo, en un reducido número de casos, el origen es claramente orgánico. Es decir, relacionado con una patología subyacente (trastornos hormonales, diabetes, ...).

 

Cualquiera que sea la causa, la industria farmacéutica moderna (Viagra, Levitra, Cialis) nos promete tener una erección satisfactoria en el momento deseado. Sin embargo, el regreso artificial y provocado de la erección no siempre trae armonía o equilibrio sexual. La pregunta que debe hacerse es más profunda: una erección sí, pero ¿para quién? y ¿para qué?

 

¿Cómo comprender mejor su erección?

 

La intervención sexo-corporal de la disfunción eréctil implica considerar los elementos psicológicos y físicos relacionados con ella, y se basa en entrenar a la persona a centrarse más en sus sensaciones globales y menos en su erección por sí. 

  • Comprender la "ley" inversa de la erección: ¡cuando querer más es tener menos!
  • Conocer los elementos que parasitan la erección
  • Superar la ansiedad por el rendimiento y el "papel del espectador"
  • Explorando el deseo: ideas eróticas y fantasías
  • Intentar el sexo sin incluir la penetración
  • Y en otras ocasiones, atreverse a tener una actitud muy "penetrante" (bascular la pelvis hacia delante)
  • Conectar sutilmente nuestros sentidos a través de la penetración lenta
  • Nutriendo la erección: influencia de la comida y de los alimentos en la sexualidad