La Terapia Sexo-Funcional 

La terapia sexo-funcional esta basada en el modelo de funcionalidad sexual desarrollado por el sexólogo canadiense François de Carufel. 

Este modelo integra el conjunto de los componentes de los funcionamientos sexuales del ser humano, es decir las dimensiones biológicas, personales, relacionales y sociales.

 

La terapia Sexofuncional utiliza aportaciones nacidas de varias ciencias medicas y humanas : las ciencias medicas (anatomía, neurofisiología), los diferentes corrientes terapéuticos (análisis bioenergético, “gestalt”), la programación neurolingüística (PNL), la Sexologia, las sexoterapias y en particular el enfoque sexocorporal creado por J.Y. Desjardins, la Psicología (terapias cognitivas), las enseñanzas orientales (Tantra, Tao), y los artes corporales. 

 

El objetivo de esta terapia es responder a las demandas de las personas, y así ofrecer medios concretos para ayudar a mejorar la vida sexual, poniendo énfasis en el desarrollo del potencial sexual de la personal, la armonización sexual de la pareja y la responsabilidad personal y social de los individuos ante una vida sexual saludable. 

 

El terapeuta sexo-funcional dispone de un marco de referencia original para evaluar el funcionamiento sexual de las personas y tratar los diferentes problemas sexuales, femeninos y masculinos : trastornos del deseo, de la excitación, del orgasmo o del placer.  

A parte del tratamiento de las llamadas "disfunciones", esta terapia esta también indicada para mejorar la vida sexual global y adquirir unos conocimientos y unas habilidades a diferentes niveles.