Sexología y Coaching Sexológico 

La Sexologia

 

La sexología es el estudio científico de la sexualidad humana. 

Abarca muchos otros campos de investigación que incluyen la psicología, la sociología, la biología, la antropología y la criminología para comprender por completo las complejidades de nuestras creencias, pensamientos, actitudes, comportamientos y deseos sexuales. 

 

Se basa en la evidencia empírica, la investigación científica y el sentido común en lugar de la moral o los mitos. La sexología está interesada en la sexualidad humana en el sentido más amplio, lo que significa que no está limitada a parejas heterosexuales o personas con problemas de funcionamiento sexual. 

Apunta al más alto nivel de salud sexual, bienestar y empoderamiento que cualquier persona (ya sea soltera o en una relación) pueda lograr.

 

La sexología aboga por la salud sexual y el bienestar como un derecho humano básico y por lo tanto promueve un diálogo honesto abierto, acceso a una educación sexual adecuada, correcta y no religiosa, derechos sexuales para quienes padecen enfermedades, lesiones y discapacidades, y derechos sexuales para personas mayores y para todos los géneros y orientaciones.

 

El coaching sexológico 

 

En el coaching sexual o sexológico, el cliente esta en el centro de la intervención. Cuestiones como ¿Quien soy? o ¿Que quiero? son fundamentales, porque permiten explorar nuestro ser interno (autoconocimiento) y elegir caminos que favorecen nuestro desarrollo y potencial sexual y erótico. Un coach sexual acompaña a las personas hacia su propia autonomía, autodeterminación y responsabilidad al nivel sexual;  reforzando positivamente sus sueños, deseos, metas y expectativas concretas. 

 

"Entrenar" sexualmente es ayudar a superar los bloqueos sexuales (debidos a pensamientos, sentimientos o  comportamientos) y abrir nuevas posibilidades de flujo libre de energía sexual, según la forma o expresión que el cliente desee.

 

El coaching sexual es una practica que incluye varios componentes y etapas, como por ejemplo :

  • proveer una educación e información sexual personalizada
  • promover el equilibrio emocional
  • facilitar el reencuadre mental y cognitivo
  • guiar y apoyar el entrenamiento a nivel de comportamiento
  • ofrecer recursos y referencias. 

A veces, las inquietudes de un cliente se resuelven en un numero breve de sesiones. Sin embargo, en algunos casos, las sesiones pueden durar varias semanas o meses. La frecuencia puede ser de una vez a la semana o cada dos semanas. También puede ser intensivo o mas espaciado, en función de las problemáticas, necesidades y motivaciones presentadas.